domingo, 6 de marzo de 2011

Mi mochila, mi única compañera

Habían pasado algunos días, al buscar en mi mochila recordaba aquel baúl viejo de mi armario, el cuál contenía la razón de mi viaje, de mi despedida; Ir lejos es lo único que pensaba, estaba ilusionado con conocer nuevos mundos, quizás al mismo tiempo un poco triste y con la incertidumbre, pero llegan momentos que debemos partir y el motivo, valía muchísimo la pena...


Entre a un bar cerca de las 13:00 horas, el clima era un poco incómodo, briznando y el sol parecía no aparecería en días, pasé a la barra del bar, pedí una cerveza heineken y me quedé mirando el futbol, al menos parecía entretenido el juego del Manchester United, a la distancia solo estaba un tipo algo raro, tomando unas cervezas, su barba parecía remojarse en la cerveza cada vez que la bebía, bueno algo incómodo si fuera yo, lo pensé.

Al salir el cantinero se encontraba al teléfono, asi que acudí a preguntarle a este sujeto información para determinar que lugar visitar...

4 comentarios:

  1. ¿Y que visitaste?


    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
  2. Me gusta tu forma de describir personajes , situaciones y tu estilo de escribir tan personal...
    Desde hoy te sigo.
    Besitos en el alma y que tengas un bello fin de semana

    ResponderEliminar
  3. Llevo tiempo esperando otro relato.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Vengo leer tu versión de los 3 cerditos y el lobo feroz en el espacio de nuestra común amiga Men, y te digo que hacía tiempo que no leía una historia tan buena, pero espera, no, quiero decir... BUENA!!! Me quedo cerquita porque amiga, tú si que sabes contar cuentos, con lo necesitada que ando de ellos... Saludos, trovadora...

    ResponderEliminar